Noticia

FGV adquiere desvíos y material ferroviario para las obras de conservación de vía de Metrovalencia

La inversión a realizar es de 975.118 euros, IVA incluido, y la vigencia del contrato es de tres años

El material a suministrar serán agujas, contracarriles, juntas encoladas, rodillos de resbaladera y aparatos ferroviarios y tranviarios

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha adjudicado el suministro de desvíos y material ferroviario y tranviario para las obras de conservación de vía de Metrovalencia por valor de 975.118 euros, IVA incluido, en un contrato que tendrá una vigencia de tres años. Entre el material a suministrar se hallan agujas de desvíos ferroviarios y tranviarios, contracarriles, juntas encoladas, rodillos de resbaladera y aparatos ferroviarios y tranviarios.

Estos repuestos son necesarios para mantener la vía y los desvíos ferroviarios dentro de unos índices de calidad y de seguridad óptimos según el estándar fijado por la empresa pública para ofrecer su servicio.

El Plan de Mantenimiento de Vía de FGV determina las frecuencias en las inspecciones que se realizan a la vía y a los aparatos de vía y, en particular, a los desvíos, obteniendo unos índices de calidad y unas calificaciones en función de su estado que determinan la planificación de las acciones de conservación y mantenimiento del sistema.

Para la ejecución de las labores de mantenimiento por los equipos propios de FGV o mediante contratos de refuerzo es necesario contar con una fuente de suministro estable y fiable, ya que los repuestos necesarios suelen intervenir activamente en la fiabilidad y en la seguridad de las circulaciones y están sometidos a fatiga y desgaste, necesitando de su sustitución en cuanto se detecte cualquier defecto.

Tradicionalmente, en FGV se han realizado contratos de suministros puntuales de las piezas y aparatos necesarios según se detectaban dichas necesidades. Sin embargo, mediante el nuevo sistema de control y auscultaciones geométricas, el servicio de mantenimiento de vía es capaz de detectar y planificar estas necesarias sustituciones con antelación.

Por todo ello, con el objetivo de dotar de un sistema ágil para efectuar las labores de conservación, se ha apostado ahora por proponer un contrato de suministro plurianual, en este caso de tres años, de manera que el servicio de mantenimiento pueda planificar la sustitución de elementos sin la incertidumbre que se pueda derivar de los preceptivos plazos de licitación y adjudicación que en cada momento sean necesarios si se planteara la compra de suministros por separado según necesidades puntuales.

Además, con esta nueva fórmula se espera obtener un importante beneficio económico para la empresa, al plantear un contrato de mayor volumen y estabilidad temporal que permita a los fabricantes de desvíos planificar sus producciones y aplicar de este modo economías de escala que abaraten el producto.